welcome

lunes, 12 de agosto de 2013



Tan miserable, tan sucio por las miradas ajenas,  un orgullo manchado de tanto arrastrarse en busca de una caricia cálida, una caricia que aún no se alcanza ni concreta, ni con alguien que quiera, ni con alguien que alcanzase, simplemente no hay nada ni nadie, ni siquiera mis intentos pasan a estar dentro del juego,  mil piezas con las miradas fijas, mil jugadas esperanzadas en un impulso de atrevimiento, mil “quizás” que forman parte de la misma historia, una sensación aislada que distrae todo intento de conciencia propia, todo gira en el detalle del fallo, no sirvo para esto, simplemente hay que quitarse del medio.

No hay comentarios: