welcome

lunes, 23 de septiembre de 2013



Logré maldecir cada uno de sus detalles, las risitas nerviosas, las mejillas encendidas, logre darme cuenta que era mucho menos de lo que quería, ni esperanzas ni deseos, ni carnes, pieles o respetos, roces de cada presencia entre tanta gente mal actuada, su mal retrato de pinceladas forman mis espantos, no quiero pertenecer a tanto desconcierto, no quiero entregarme así a quien jamás siquiera me ha mirado, o tal vez sí, ese fue el problema, el contingente y punto débil de un temple esperanzador, una disposición a permanecer tranquilo, todo perdido y quebrantado sin escrúpulo alguno, maldigo cada uno de sus pensamientos, cada una de sus ideas sin indicios de querer leer o enterarse de lo que siento, de comprender el como la miro, o detalles que han mandado a la mierda parte de lo que he sido.

No hay comentarios: