welcome

viernes, 11 de abril de 2014


Las calles pretendían ser desérticas, un vacío como el de un actor que no encuentra su aplauso, Santiago había sido cubierto por la noche, y me encontraba camino a una locomoción cercana, a los pies del cerro santa lucía caminaba sin apuros, cantaba en voz alta Fé, un tema de Lucybell que me fascina, el frío escarchaba mi rostro, o así se sentía, a pesar del rojizo matiz que tomaban las grises calles productos de los faroles de las plazas y algunas vías, a lo lejos, logré divisar una silueta delgada, un joven de chaqueta ajustada y de cuero caminaba en dirección contraria a la mía, un pelo negro y facciones cinceladas era lo que lograba destacar, a los metros avanzados me percaté que me observaba, pero no de manera normal, un poco más a los ojos de lo que se mira a un extraño, al principio pensé en que quizás era alguien conocido, pero un rostro como aquel lo habría recordado, nos cruzamos mirándonos sin titubear, nuestros hombros estuvieron cerca, y por el rabillo del ojo un movimiento llamó mi atención, era evidente que se había volteado para seguir observándome, sin detenerme decidí dar la vuelta, al girar mi cabeza me encontré con él caminando y haciendo el mismo acto, ambos nos detuvimos en seco. Los nervios me decían que era todo un trance de coqueteo, y yo lo sabía, pero quise ver hasta donde se podía llegar a esas alturas de la noche, a distancia y de frente a él sonreí, tenso espere una respuesta, el joven dio un par de pasos y levanto su mano en señal de saludo, algo lento, un poco desconfiado y nervioso de las miradas de una pareja que nos observaba a la distancia, yo sonreí como acto reflejo, el respondió de la misma manera, dio un par de pasos más, todo sin despegar sus ojos de mí, su cabeza un poco inclinada hacia su hombro derecho le hacía ver algo delicado, yo sonreí nuevamente, cuando estaba lo suficientemente cerca  mantuvimos la distancia, me di cuenta que no debía, no en estas circunstancias, decidí hablar, un  “Lo siento” afloro de mis labios, me quedo mirando un poco despistados, había sido entretenido, di media vuelta, y continúe mi camino.

No hay comentarios: