welcome

domingo, 4 de mayo de 2014

Me siento extraño, entregado y mal valorado, quizás es parte de lo que conlleva un rostro joven, poca independencia y al parecer mil errores. Podría dejarle y dar mi tiempo por perdido, aunque lamentaría el tener que verla destruida. Me molesta no verle, me intoxica el saber que la tengo pero no a mi lado, quisiese entregar mis tiempos a deleitar su espalda, y ver el placer dilatado en sus miradas, sentir su rostro cerca de mi cuello, y morder sin descaro donde termina su pelo. Admiro el valor de seguir a mi lado, y me gusta darme paso al descaro, la quiero en mis tiempos libres, le quiero junto a mi cama, parada tranquila y deleitada, sabiendo que no debe hacer nada. Veremos que deciden las hojas de este invierno,  y esta puta nostalgia que me está enloqueciendo. 

No hay comentarios: