welcome

jueves, 22 de junio de 2017

Santiago te quita la vida, los espacios son tan pequeños, las esquinas tan llenas, las plazas con la visual de unos cuantos metros, un todo que puedes ver desde un mismo punto, así te van inundando las ganas de salir, y sales, y te metes en la tele, con la frente al celular, con drogas de por medio, con amistades en exceso, con  un caminar sin hacer nada más, sin aportarte nada a ti mismo, sin ningún espacio que te haga sentir grato para transformar las cosas simples en una aventura extraordinaria, yo en lo personal, extraño la salamandra con lluvia y un buen libro, y mirar por la ventana y ver tierras llenas de vida que terminan sumergidas en el mar, extraño salir y ver arboles desde cielo aplaudiéndonos por bajo los goterones descontrolados, a la cresta de la gente, con un cañito, con un frio cobijado en la leña, con un café con un agua diferente, con colores y una sensación de despego a la realidad, que i en mil desnudos podría controlar.

No hay comentarios: