welcome

domingo, 4 de mayo de 2014

Me siento extraño, entregado y mal valorado, quizás es parte de lo que conlleva un rostro joven, poca independencia y al parecer mil errores. Podría dejarle y dar mi tiempo por perdido, aunque lamentaría el tener que verla destruida. Me molesta no verle, me intoxica el saber que la tengo pero no a mi lado, quisiese entregar mis tiempos a deleitar su espalda, y ver el placer dilatado en sus miradas, sentir su rostro cerca de mi cuello, y morder sin descaro donde termina su pelo. Admiro el valor de seguir a mi lado, y me gusta darme paso al descaro, la quiero en mis tiempos libres, le quiero junto a mi cama, parada tranquila y deleitada, sabiendo que no debe hacer nada. Veremos que deciden las hojas de este invierno,  y esta puta nostalgia que me está enloqueciendo. 
Nostálgico y entregado
Parte de sus pasos han cambiado
Se encuentra tranquilo pero desconcertado
Esto no era parte de lo jugado
Sonríe en tiempos frescos y continuos
El invierno da paso a su nostalgia de mendigo
Tan solo quiere una compañía
Prohibida, lejana y jamás concebida
Permitida son las ganas de una felicidad mal lograda
Quisiese sus besos, manos y miradas
Encuentra el consuelo entre letras y venas
Se desangra todas las noches por aquellas penas
Recordando sus tiempos de retiro
Donde el nada que perder le dejaba estar tranquilo
De mano al pecho y sonrisa firme
Se entrega a un destino inocente
Sin ganas ni planes se entrega a los días
Decide retomar lo que tan solo él se permitía.